setTimeout(function() { ga("send", "event", { eventCategory: "NoBounce", eventAction: "NoBounce", eventLabel: "Over 10 sectonds" }); },10*1000);

Pilates Para Embarazadas

 

Pilates Para Embarazadas

 


Sesiones personalizadas privadas

Hacer ejercicio durante el embarazo es importante a fin de mantener una buena tonicidad muscular prevenir problemas músculo esqueléticos.

  • Correctamente aplicado, el método puede ser una forma ideal de ejerció para alcanzar estos fines.
  • Activa la circulación sanguínea y linfática, aliviando la pesadez y molestias en las piernas.
  • Previene la lumbalgia y la ciática.
  • Previene al diastasis abdominal
  • Prepara las extremidades inferiores y el suelo pélvico para soportar el aumento del peso del abdomen
  • Ayuda a preparar el cuerpo para el periodo de lactancia
  • Relaja y proporciona un estado óptimo de bienestar
  • Contrariamente a la respiración abdominal de otras técnicas, los ejercicios de pilates requieren un control de la respiración diafragmática, de manera que el pecho se abre lateralmente, esto ayuda a que la madre se relaje y abra el pecho.


Nuestro profesor el Doctor Juan Bosco comenta:

El embarazo es un tiempo donde el cuerpo de una mujer tiene grandes cambios  fisiológicos, emocionales y anatómicos. El peso añadido, los cambios hormonales, la retención de fluidos y la laxitud ligamentosa son circunstancias especiales para hacer ejercicio a diferencia del cuerpo “no embarazado”.

El ejercitarse durante el embarazo puede ayudar a la futura de madre a llevar sus cambios corporales a reducir al mínimo cualquier incomodidad significativa que puede ocurrir durante este período. Tres factores principales deben tenerse en cuenta para hacer un programa de ejercicio prenatal completo: postura buena, refuerzo abdominal, y refuerzo de piso pélvico. Pilates, por lo tanto, es un método ideal de entrenamiento para una mujer embarazada.

Además están los beneficios de la respiración, el foco y la conciencia corporal.

Las desviaciones posturales son bastante comunes en el embarazo porque el cuerpo tiene que adaptarse a cambios estructurales.  Cuando el útero crece, el centro de gravedad materno provoca algunos cambios:

  • Cabeza adelantada.
  • Aumento de la lordosis cervical.
  • Alargamiento de los tejidos del pecho que lleva a hombros redondeados y aumento de la cifosis torácica.
  • Aumento de la lordosis lumbar.
  • Pelvis anteversa.
  • Hiperextensión de rodillas.
  • Pies aplanados.

 

No es raro ver a una mujer embarazada con una cabeza avanzada, hombros redondeados, aumento de la cifosis dorsal, y una hiperextensión lumbar. Según la mujer, estos cambios podrían ocurrir gradualmente durante los nueve meses, o bastante rápidamente. En el uno o el otro caso esto beneficiará a la futura madre para ser consciente de la postura apropiada. La postura buena requiere trabajo y fuerza especialmente de los músculos abdominales y lumbares.

Unos músculos abdominales fuertes no sólo ayudan con la postura apropiada, sino que también apoyan la región pélvica dentro de la cual el bebé crece. Los músculos abdominales ayudan en la expulsión del bebé durante el parto, por lo que solo tiene sentido fortalecerlos en el periodo prenatal. La investigación sobre el ejercicio prenatal proporciona pruebas de que las mujeres que se entrenan de forma regular y por lo tanto tienen músculos abdominales más fuertes, pueden experimentar la recuperación más fácil para el trabajo y más rápida del parto.

Unos músculos pélvicos fuertes son vitales para la salud de la mujer y el bienestar, y juegan un papel muy importante durante el embarazo. Proporcionan un punto de apoyo para las vísceras y el bebé encima, así como un apoyo al esfínter de la uretra, la vagina, y el recto. Después de meses de apoyar a un bebé y el acontecimiento último de trabajo en el parto hace a los músculos pélvicos débiles y estirados. Si los músculos son débiles y el parto es traumático, el piso pélvico se puede afectar permanentemente, llevando incluso a la incontinencia. La educación de las mujeres para reforzar los músculos del suelo pélvico durante el periodo prenatal y el postparto puede ayudar a evitar el problema común de la incontinencia. Hay varios ejercicios expresamente diseñado por Corpora para reforzar los músculos de piso pélvicos.